Día Internacional de los Trabajadores

Derechos de los trabajadores: la obligación de los empleadores

Pequeñas Grandes Luchas

Reconocer los derechos de los trabajadores y trabajadoras ha demorado años y muchas luchas.

Muchas pequeñas grandes luchas.

Esas que transcurren cada día en la individualidad, y luego, como le ocurren a muchas individualidades, se transforman en luchas colectivas: 

  • Un trabajador soporta el maltrato de un jefe molesto porque llego 5 minutos tarde, no importa si su transporte fue el que se retrasó o algunos de sus hijos se enfermó en el último minuto.
  • Una empleada que no pudo entregar a tiempo el trabajo porque su ordenador sufrió una avería.
  • Un empleado que sufre de acoso laboral.
  • Una empleada que sufre acoso sexual en el trabajo.
  • Una empleada embarazada que su empleador despidió. Aunque la “razón” del despido esté disfrazada, porque despedirla en esas condiciones es ilegal.
  • Un operario despedido porque a su empleador le viene ”bien” la crisis económica por la pandemia. 

Podría citar muchas pequeñas luchas más… como por ejemplo, el empleador que no brinda las condiciones adecuadas de trabajo, como: 

  • un buen asiento
  • momentos de esparcimiento o tiempo necesario para ingerir tranquilo la colación de la mañana o la tarde
  • la vestimenta adecuada para proteger a su empleado de la actividad riesgosa que realiza 
  • no respeta sus 8 horas laborales, ni vacaciones 
  • ni siquiera lo saluda por su cumpleaños
  • su sueldo no es digno

Muchas pequeñas grandes luchas (hoy toman otras formas, pero continúan siendo las mismas), hicieron que a fines del siglo XVIII, los trabajadores se manifestaran frente a las terribles condiciones laborales que derivó en la Revolución Industrial en Gran Bretaña.

A fines del siglo XIX, en Estados Unidos, los empleados tenían que cumplir jornadas agotadoras de trabajo de hasta 18 horas.

Esta extensa jornada era una práctica aceptada y la única limitación era que la persona trabajara 18 horas seguidas “sin una causa justificada”, y en ese caso la multa era de 25 dólares.

Si bien, existía una ley previa que reducía la jornada laboral a 8 horas establecida por Andrew Johnson (1868) y que contenía cláusulas que permitieran que se extendiera la jornada, los empresarios oponían resistencia a aplicarla.

Así se gestó un hecho histórico que marcó un antes y un después en la historia del movimiento obrero organizado.

Día Internacional del Trabajo

1 de Mayo de 1886

Este día en Chicago (epicentro industrial de EEUU), comienza un reclamo por la jornada de 8 horas, bajo el lema:

“Ocho horas para el trabajo, ocho horas para el sueño y ocho horas para la casa”

Esta huelga se extendió hasta el 4 de mayo, cuando se produjo la “Revuelta de Haymarket” finalizando con la ejecución de un grupo de sindicalistas anarquistas: “los Martires de Chicago”.

La huelga comenzó con 80.000 trabajadores, y se extendió por todo el país, con casi medio millón de manifestantes.

Día Internacional del Trabajo – Los Mártires de Chicago – 1º de Mayo de 1886

Luego de los graves acontecimientos, el 21 de junio de 1886, se enjuició a 31 personas, condenando a ocho de ellos a cadena perpetua, uno a 15 años de trabajo forzado y 5 a la muerte en la horca. 

Este proceso estuvo plagado de irregularidades, no se respetaron las garantías de los acusados y nunca fue realmente probada la culpabilidad de los condenados. 

En 1887, el Gobernador de Illinois reconoció que no se habían respetado los derechos de los acusados y perdonó a los sindicalistas que estaban detenidos.

Este sistema de amedrentamiento a quienes realizan un reclamo justo, es una práctica que se ha extendido a lo largo de la historia, para mantener el capitalismo patriarcal salvaje a salvo. 

Durante el Congreso de la Segunda Internacional (Asociación de partidos socialistas, laboralistas y anarquistas de todo el mundo), en París (1889), se estableció el 1º de Mayo como el Día del Trabajador en conmemoración a los “Mártires de Chicago”.

Reclamos Justos 

La suma de pequeñas grandes luchas, va gestando grandes movimientos en la sociedad, y se logran cambios.

Estos cambios llevan mucho tiempo, y por eso es importante, tener memoria y respeto por los acontecimientos y las personas que sostuvieron la lucha, dando su vida, para que hoy disfrutemos (todos, no una parte de la sociedad) de derechos que fueron negados, en algún momento, y que debemos luchar por su continuidad.

Como empleadores, los emprendedores y emprendedoras, debemos saber “escuchar” los reclamos o posturas de las personas con quienes trabajamos.

Generación de empleo y Responsabildad Social

No se trata sólo de generar fuentes de trabajo. 

Hay que cumplir con las normativas vigentes y con las de “buena gente”.

Como emprendedores tienes una responsabildad social que es crear fuentes de trabajo dignas.

Así como desarrollas la empatía para satisfacer las necesidades de tus potenciales clientes, para que deseen adquirir los productos o servicios que crea tu negocio; debes crear una cultura organizacional donde quienes trabajen contigo, quieran permanecer, quieran ponerse esa camiseta y salir a la cancha a meter goles.

Es decir, tienes que lograr que tus empleados y empleadas, si los tienes, quieran quedarse trabajado contigo en tu empresa.

Retener el talento, no sólo se logra con un reconocimiento económico digno.

El primer paso es respetar sus derechos y saber escuchar, para poner en práctica buenas costumbres.

El trabajo dignifica al hombre o a la mujer, si y sólo si, si respeta sus derechos.

Mujer emprendedora y trabajadora – Día Internacional del Trabajo
Image of concentrated young lady baker standing with arms crossed at bakery near bread. Looking at camera.

Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social

En el link que te comparto, puedes acceder al Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, donde encontrarás información, entre otros, para:

  • Emprendedores: Programas y servicios destinados a los emprendedores independientes y a quienes emprender.
  • Empresa autogestionada: Programa de promoción de unidades productivas autogestionadas, asistencia, orientación y ayuda.
  • Empresas: Programa, beneficios, incentivos, obligaciones, redes, orientación y consultas.
  • Trabajadores: derechos, obligaciones, reclamos, beneficios, capacitación e información útil.

En la misma web, aunque te comparto el link aqui debajo para que sea más fácil, encontrarás un apartado referido a teletrabajo, trabajo remoto y trabajo conectado, para que puedas consultar, en estos momentos en los que la urgencia de la pandemia ha transformado en urgente la digitalización.

La mujer y el trabajo

La brecha de Género aun continua…

En el contexto de pandemia que vivimos, el aislamiento social obligatorio “visibiliza” la desigualdad entre hombres y mujeres, ya que las tareas de cuidado recaen principalmente sobre las mujeres.

La Ministra de Trabajo bonaerense, Mara Ruiz Malec, advirtió que las mujeres corren el “riesgo” de que “las dificultades se profundicen” para volver al trabajo una vez que se levante el aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado desde el 20 de marzo para mitigar la propagación del coronavirus, declarada pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“No podes hacer teletrabajo si además tenés que cuidar a los chicos o asistir a los adultos mayores porque eso requiere tiempo, amor”.

“Aprovechar la evidencia para mejorar y salir con más derechos. No con menos, no con los mismos, ese es el desafío de los sindicatos, el Estado y los movimientos de mujeres”.

Mara Ruiz Malec, Ministra de Trabajo Bonaerense

Remarcó la necesidad de “regular estas inequidades” e insistió que las mujeres deben “salir de esta crisis volviendo mejoradas” (fuente: Télam).

Mujeres en el mundo del trabajo – Dia Internacional del Trabajo – 80% de las Mujeres se encargan de las tareas de la casa
Foto de Bebé creado por freepik – www.freepik.es

Según el informe de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) “Mujeres en el mundo del trabajo: Retos pendientes hacia una efectiva equidad en América Latina y el Caribe” (2019), “los mercados laborales en América Latina y el Caribe muestran notorias disparidades entre hombres y mujeres. Pese a los avances de las últimas décadas, todavía hay esferas de la vida pública y privada donde las mujeres están en inferioridad de condiciones. Aunque ya se advierten algunos progresos femeninos en el ámbito laboral, el camino por delante aún se ve largo y, en ocasiones, empinado”.

Algunos datos que asevera este informe:

  • las mujeres ganan 17% menos que los hombres por hora trabajada y pese al aumento de su participación laboral aún están lejos de la igualdad.
  • La participación laboral femenina, tras subir en forma importante hasta el año 2000 ahora evoluciona de forma muy lenta y llegó a 50,3% según los últimos indicadores, 25 puntos porcentuales por debajo de los hombres.
  • Es urgente la necesidad de una renovación de los instrumentos de políticas, y pone énfasis en la necesidad de reconocer que “una parte importante de las limitaciones del progreso de las mujeres reside en los hogares”, en particular porque el reparto por género de las tareas domésticas aún es abrumadoramente desigual. “Las mujeres se encargan de 80 % de las tareas del hogar, lo cual restringe su participación efectiva en el mundo del trabajo”.
  • El número de mujeres con estudios terciarios supera al de hombres. Entre los nacidos en 1990, 40% de las mujeres que trabajan tienen educación terciaria, frente a 25% de los hombres.
  • Son necesarias políticas activas de empleo que apoyen la inserción laboral femenina, servicios de información y orientación que asuman las necesidades específicas de las mujeres, programas de capacitación y formación para mejorar su empleabilidad, así como programas específicos para atender, principalmente, los requerimientos de mujeres afectadas por la desigualdad (migrantes, jóvenes, mujeres rurales y trabajadoras agrícolas).
  • Las desigualdades son más pronunciadas entre el 20% de trabajadores de ingresos más bajos, o entre los autoempleados rurales.
  • Se detectó una brecha salarial elevada “en la zona ubicada alrededor del salario mínimo”, lo cual es atribuido a que un alto nivel de informalidad genera también elevados niveles de incumplimiento en el pago de esta remuneración.
  • El problema de las brechas de género está asociado al de la pobreza.}
  • Se destacó que para acelerar los cambios que conducen hacia la igualdad será necesario hacer frente a “los factores no observables detrás de las brechas salariales de género y al tratamiento diferenciado con respecto a las mujeres en América Latina y el Caribe”. Entre estos factores el informe menciona:
  1. Los estereotipos: presencia de diversos tipos de sesgos cognitivos y discriminación;
  2. Los comportamientos: aspiraciones, habilidades de negociación y aversión al riesgo;
  3. Las normas sociales: división sexual del trabajo y nuevos arreglos familiares.
  • El grueso del trabajo de cuidado en todo el mundo es realizado por cuidadoras y cuidadores no remunerados, en su mayoría mujeres y niñas pertenecientes a grupos socialmente desfavorecidos”. Esto obliga a las trabajadoras a buscar flexibilidad en sus arreglos laborales, y “tienden a tomar empleos en inferioridad de condiciones frente a los hombres y con un poder de negociación menor”.
  • Sostiene que mejorar el reparto de las labores domésticas es probablemente el cambio cultural más importante que se requiere para el avance en igualdad de oportunidades.

El informe concluye con recomendaciones para abordar este desafío e incluye un capítulo sobre el futuro del trabajo. Puedes verlo aquí:

Comité Feminista ante la emergencia sanitaria #TodesSomosTrabajadores
Frente de Igualdad de Género – Descamisadxs Rosario

Es urgente y necesario trabajar en mejorar estos puntos para superar la brecha de género.

Que el Día Internacional del Trabajo sirva para reflexionar sobre nuestras acciones en el trabajo, como seres humanos, primero, y como emprendedores, emprendedoras, empresarios, empleados y empleadas, respetando los derechos humanos de todes, por ende, los derechos laborales todes.

¿Qué situación inaceptable has soportado en tu trabajo? Te leo en comentarios.

Que tus palabras sean justas

Marita Beros

Creadora de contenidos & Copywriter